Cenotaph (Mex) – “Old School Death Metal” (En Vivo/Puebla´95)

in México 3 views

La banda comienza a mediados de los 80 bajo el nombre de Damned Cross y después de unos pocos lanzamientos propios y cambios de alineación se opta por el nombre de Cenotaph.

En 1989 graban su demo Rise of excruciation de manera independiente (luego re-lanzado por Dahmer Productions en CD y con 2 pistas extra en directo); la intención de esta demo era combinar el Brutal Death Metal con algunos ritmos Grind y letras Gore. Grabado con una pobre edición y a las mismas palabras de la banda “con varios errores de interpretación” el grupo se da a conocer en México y se cierra una etapa, dando comienzo a sus “rites”.

Para 1990 la banda lanza su EP Tenebrous apparitions bajo Distorted Harmony Records limitado a mil copias con sólo dos canciones. Este EP fue agotado rápidamente, por lo cual fue re-lanzado en 1992; el disco es una muestra de Death Metal, una combinación entre la naciente corriente europea y la tradicional corriente estadounidense.

Al año siguiente firman un contrato con Baphomet Records, originaria de los Estados Unidos, para lanzar su segundo EP, The eternal disgrace. Como su antecesor, sólo cuenta con dos canciones que muestran a una banda con más experiencia y más oscura. Aquí dan la bienvenida a su nuevo guitarrista, César, y sirven de apoyo a bandas como Dark Angel y Death.

En 1992 la banda fue seleccionada como parte de un recopilatorio de la compañía alemana Mangled Beyond Recognition Records llamado PANTALGIA: An international Death Metal compilation junto a Disembolwelment, God Macabre, Malediction, Rottrevore, Cadaver (banda), Crematory, Pan-Thy-Monium, Hydr Hydr y Therion.

En 1992, llega el momento de grabar su primer disco de larga duración, cambiando el logo, el productor y la disquera. Como resultado se publica el álbum The gloomy reflections of our hidden sorrows, con un Death Metal rápido, extremo y furioso dejando de lado las letras gore. Un sonido más profesional y con el que compartieron escenario con bandas como Carcass, Incantation y Autopsy. El disco fue lanzado originalmente por Horus Records, re-lanzado en 1998 por Oz Records, vuelto a lanzar por Morbid Ghoul con unas canciones extra del EP Tenebrous apparitions y lanzado por última vez por Oz Records en 2001 en slipcase, con las mismas canciones extra y restringido a mil copias.

Pronto Guillermo deja la banda, dando como resultado el cambio de Daniel del bajo a la guitarra, aún encargándose de las vocales, y la llegada de Fernando Garcilazo, quien se ocupa del bajo. Después de un par de conciertos Daniel decide tomar un camino diferente aunque pronto encontrarían a Edgardo Gonzales, un vocalista versátil capaz de alcanzar agudos gruñidos, y al guitarrista Julio, proveniente de la banda Shub Niggurath que estaba parada en ese entonces. En 1994 lanzan bajo la holandesa Cyber Music otro álbum, su segundo larga duración, titulado Riding our black oceans. El disco nos muestra un Death Metal más influido por la creciente corriente europea y un Cenotaph más maduro sobre el escenario. El disco fue reeditado por Oz Records en 1999 en una edición normal y una limitada de dos discos, el segundo con un show en vivo de cinco canciones.

Con esta misma alineación lanzan en 1996 Epic rites bajo Oz Records, un disco lleno de odio y fuerza de una banda que se encuentra en su momento de mayor madurez. Sirven de apoyo a Slayer en su visita a México y surgen cambios drásticos de alineación. Edgardo Gonzales deja la banda por razones personales, dando un show en Chicago. Daniel, el antiguo vocalista, es invitado para participar en dicho show y decide intentar reintegrarse sin éxito. César deja la banda y se ponen en búsqueda de un nuevo guitarrista y vocalista. Un amigo de la banda, Roberto, cumple con ambos deberes pero abandona Cenotaph poco tiempo después. Uno de los fundadores de la banda, Óscar Clorio, decide regresar a México siguiéndolo poco después Fernando, aunque Oscar decide mantenerse inmóvil un tiempo.

Seis años pasaron desde Epic rites, y por fin la alineación quedó estable con miembros viejos, no tan viejos y nuevos: Óscar Clorio, Fernando Garcilazo, Edgardo Gonzales, Samuel Ocadiz y Eduardo Guevara, y se pondría a trabajar en su último álbum, grabado en Alemania, titulado Saga bélica (aunque Fernando no participó en la grabación) que vio la luz en el 2002 bajo Oz Records. Este disco es todo lo que se podría esperar de Cenotaph: un death metal lleno de agresividad retomando elementos de sus dos últimos trabajos, tomando fuertes influencias de viejas bandas como Slayer o Destruction y un poco de su viejo estilo gore.

Finalmente en septiembre de 2002, Óscar el último miembro original de la banda declara el fin de Cenotaph; declaraba estar cansado y falto de interés en seguir tocando, y los demás miembros continuaron en diversos proyectos.

5 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*